Compartir esta información
  • 10
  • 41
  •  
  • 4
  • 1
  •  
  •  
    56
    Shares

Así son los gurús del Marketing

El cielo del marketing está lleno de estrellas, pero no todo lo que brilla es oro. Como en cualquier área, hay profesionales buenos, regulares y malos, pero una especie destaca entre la multitud: los gurús.

(Crédito de la Imagen: Shutterstock)

Aparentan ser mejores profesionales de lo que en realidad son. Algunas veces quedan al descubierto, otras no. Pero debes estar alerta porque sus actos pueden afectarte de alguna forma u otra: si trabajan contigo, se benefician de tus méritos; si consiguen un cliente, le hacen perder su dinero (y la confianza en el mundo digital); y cuando tienen audiencia… ¡el desastre es mayor!

Los gurús se caracterizan por un fuerte egocentrismo: creen que el mundo gira alrededor de ellos. En su afán de yoismo, no son conscientes de algunos errores en la gestión de su propio marketing. Aquí tienes un listado de sus principales fallas para que identifiques fácilmente a los gurús que se crucen en tu camino (y para que no te conviertas en uno de ellos).

1. Publicar con demasiada frecuencia

No existe una cifra exacta para decir cuándo estás publicando muy seguido en una red social, pero hay ciertos indicadores: los tuits no son retuiteados ni respondidos, el alcance de las publicaciones en Facebook es mínimo y no consigue interacciones, casi nadie le da Me gusta a las fotos en Instagram, los suscriptores no abren los correos, etc.

Algunos bloggers suelen padecer de este mal. Obsesionados por la cantidad de visitas para su blog, recurren a las redes sociales para promocionar sus posts hasta el cansancio. Lo más probable es que ocurra exactamente lo contrario.

En pocas palabras, la gente se cansa de ver tantas publicaciones de una misma persona. La cantidad es enemiga de la calidad: si necesitas repetir muchas veces tu mensaje hacia la misma audiencia es que no estás haciendo las cosas bien.

2. Robotizar Twitter

Hay muchas herramientas que permiten automatizar la publicación de tuits. OJO: Una cosa es programar los tuits que quieres publicar mañana y otra cosa muy diferente es vincular tu cuenta de Twitter a un servicio que publica por ti cada 10 minutos.

Entre las características más importantes de Twitter están la espontaneidad y el trato directo (casi) en tiempo real con tus seguidores. Cuando asocias tu perfil a un RSS, o algo similar, pierdes estas ventajas de la red del pajarito. Además, muchas veces los tuits publicados no tienen sentido.

3. Vender en cada email

Algunos bloggers, o marketers, cuando han acumulado cierta cantidad de suscriptores se les viene a la cabeza la genial idea de “monetizar” esa audiencia que han amasado. Hasta ahí, todo bien. El problema comienza cuando tratan de vender su infoproducto, su servicio o lo que sea, en cada correo que envían a sus suscriptores. Muy probablemente se les olvida que cuando esos suscriptores decidieron seguirle, no lo hicieron por sus maravillosas ofertas sino porque proporcionaba alguna información de valor.


¡Gracias, Max, por este consejo!

4. Crear una fan page para su marca personal

Tener una página de Facebook tiene sus pros y sus contras. Es cierto que puedes llegar a muchas más personas que con un simple perfil personal, pero también debes tener algo valioso que transmitir. Y no una sola vez, sino varias veces por semana.

Cuando no está diciendo nada útil para sus seguidores, cuando se le acabaron los amigos a quienes enviarles una invitación, cuando “no tiene tiempo” para gestionar la página, en fin, cuando las cosas se ponen aburridas para el gurú, entonces viene lo inevitable: abandonar la fan page.

¿Si no mantiene bien su propia fan page cómo pretende asesorar a otros?


Puede interesarte:


5. Crear un grupo “exclusivo” en Facebook

Es un caso muy similar al de crear una página en Facebook. En algunas ocasiones, el gurú ofrece el grupo de Facebook como un valor añadido a su oferta de servicio o infoproducto. Como puedes suponer, en la mayoría de las veces, después de cierto tiempo, el grupo cae en desuso (si es que alguna vez fue útil).

6. Solo compartir contenidos propios

Cuando un contenido es bueno, lo correcto es compartirlo con tu audiencia. Aún cuando ese contenido sea de otro autor. Los gurús no hacen esto. Los timelines de sus redes sociales están llenos de contenidos propios.

7. Hacer Spam vía DM

Pocas cosas son tan desagradables en redes sociales como encontrar un mensaje de SPAM en tu bandeja privada. Carlos Miñana, reconocido blogger de Publicidad en la Nube, lo dijo en este post de una forma más sutil:

Hola a todos los lectores de Ramiro, es un placer escribir en su blog.

Si me permites una recomendación: Por favor, no enviéis Mensajes Privados automatizados, lo único que vais a lograr es enfadar al personal.

Carlos Miñana
Consultor de Marketing

Ni hablar de aquéllos que generan un chat con múltiples personas para ofrecer un producto o promocionar un evento. Los receptores a veces ni entienden cómo llegaron a esa conversación. ¿Será que a los gurús se les olvidó el término Marketing Inbound?

8. ¿Y la reciprocidad? Bien, gracias

Una relación, sea de aliados comerciales, de pareja, de amistad, o de cualquier otro tipo, es un puente que se sostiene en dos extremos. Pero si todo el peso de la relación se apoya sobre un solo lado, el puente se cae.

Cuando el gurú no retribuye a sus seguidores los gestos de buena voluntad que éstos tienen (compartir un post del gurú, escribirle un correo, mencionarlo como un referente, etc.), se acaba la magia. El seguidor se decepciona. Y levantar un puente roto es muy difícil.

Mi amigo José Luis Ghiloni, CEO de la agencia española de posicionamiento SEO Up, muestra claramente lo que debemos hacer en estos casos:

9. Plagiar contenido

Detestable. Esta es una de las peores acciones que puede hacer un profesional en cualquier área: Copiar el contenido de otro autor, usarlo en beneficio como si fuera propio y ni siquiera mencionar al original. Es una deslealtad por partida doble, hacia el autor original y hacia la audiencia. En mi pueblo le dicen “ganar indulgencia con escapulario ajeno”.

Recientemente, Elia Guardiola, blogger en Serendipia y reconocida promotora del Marketing Emocional, fue víctima de este tipo de acciones:

plagio de contenido

Por cierto, si te copian un post de tu blog, te recomiendo leer este artículo de Rubén Alonso, ¿Qué hacer si te han copiado contenido?

Un buen profesional respeta la propiedad intelectual. Punto.

10. No mostrar su lado humano

Todos tenemos una vida personal: familia, mascotas, hobbies, etc. Las redes sociales relacionan personas que hacen cosas de personas: salen de vacaciones, visitan a su familia, se reúnen con amigos, etc.

Si un marketer en sus perfiles de Instagram, Facebook y Twitter sólo muestra su lado profesional, no está socializando. Se está promocionando. Las redes sociales no se hicieron para esto. Además, ¿por qué ocultar ese lado humano?


¿Cuál otra característica común has visto en los gurús? ¿Conoces a alguno? ¡Dime tu respuesta en los comentarios!


Infografía

especialista marketing

 


Compartir esta información
  • 10
  • 41
  •  
  • 4
  • 1
  •  
  •  
    56
    Shares